Bolivia carece de instrumentos para investigar los casos de feminicidio

Por Fabiola Viraca 8 meses haceSin comentarios
Inicio  /  NOTICIAS  /  Monitoreo de Noticias  /  Bolivia carece de instrumentos para investigar los casos de feminicidio

A partir de la investigación realizada por la Clínica de Derechos Humanos (DDHH) de la Universidad de Harvard, los datos recabados revelaron que en Bolivia faltan recursos para realizar los procesos de investigación de los casos de feminicidios. La investigación que se realizó durante siete meses, desde septiembre hasta la fecha, muestra una situación preocupante. Thomas Becker, señaló: “Nuestra intención no es venir y atacar o hallar culpables. Estamos aquí para identificar fallas en el proceso y trabajar con la sociedad civil, el Gobierno, las activistas”.

El investigador explica que analizaron alrededor de 200 casos, de los cuales se escogieron ocho casos de feminicidio: Verónica Chino, María Pillco, Andrea Aramayo, Yesenia Fuentes, Betty Mamani, Daniela Tapia, Magda Choque y Verónica Quintana. Los casos fueron seleccionados de diferentes estratos sociales y estatus económico “creemos que los casos que escogimos representan las distintas facetas de la sociedad”, aseguro Fabiola Avelais. Gracias al análisis que se realizó de los ocho casos, se logró identificar al menos tres barreras principales en la resolución de los casos de feminicidio: la investigación, el proceso judicial y la discriminación institucional.

Las tres barreras en la resolución de casos

La barrera en la investigación se refiere fundamentalmente al hecho que faltan recursos económicos para llevar adelante los procesos, junto a la falta de interés de los investigadores. Becker explicó: “Entendemos que Bolivia es un país pobre, pero el país tiene la responsabilidad legal de ofrecer los materiales básicos”. “Las familias compran cámaras y otros instrumentos para las investigaciones de los casos, nos parece grave que la familia compre equipos para saber si la víctima fue violada”. No sólo porque existan casos con familias de escasos recursos, sino también, por el trauma que esto implica para las familias de las víctimas.

Con respecto al proceso judicial, Avelais resaltó que los familiares deben lidiar con la dilación en las autopsias. Una gran mayoría de los casos no tienen una sentencia y demoran más de los tres años, cuando ya deberían haber concluido, “duplican el tiempo”.

Según los investigadores: “para las familias de las víctimas continuar esa lucha por conseguir justicia es muy doloroso y se traduce en un gran gasto económico”.

Por último, la barrera de discriminación se hace presente en los distintos casos, los jueces no se encuentran preparados para atender estos casos, tampoco cuentan con un traductor. Doña Teodora contó que en el proceso del caso de feminicidio de su hija, escuchaba todo lo que decían los investigadores y el juez, pero a ella no le entendían porque su idioma madre es el aymara.

Para Helen Álvarez, madre de una de las víctimas, el trabajo que realizó la Clínica de DDHH constata algo que ya denunciaron: “la impunidad está en todos los casos de feminicidio”. Sostuvo que existen leyes, pero no se cumplen y por eso Bolivia se convierte en un país peligroso.

Fuente: PáginaSiete

 

 

Categorías:
  Monitoreo de Noticias, NOTICIAS
esta publicación fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.