Comunarios de municipio de San Borja soportan necesidades, hambre y miedo durante la cuarentena

Por Yoshelyn 2 meses haceSin comentarios
Inicio  /  NOTICIAS  /  Noticias de CECASEM  /  Comunarios de municipio de San Borja soportan necesidades, hambre y miedo durante la cuarentena
Comunarios del Municipio de San Borja/ Foto: Cecasem

Entre el miedo, la necesidad y el hambre viven los pobladores de los lugares más alejadas del país durante la cuarentena. Como sucede en las comunidades de municipio de San Borja, Beni, que registro su primer caso positivo de Covid-19 lo que encendió la alarmar entre los comunarios.

Leny Guzmán forma parte del proyecto: “Mujeres protagonistas en el ejercicio del derecho a una vida libre de toda forma de violencia en el municipio de San Borja”, que se desarrolla con la cooperación de la Fundación Haurralde y el Gobierno Vasco, relata la cruda  realidad que enfrentan día tras día  los pobladores de la comunidad La Embocada del municipio de San Borja, desde el inició de la cuarentena, el 22 de marzo, y ahora la situación se agrava al confirmarse el primer caso de Covid-19 en la comunidad de Quiquibey.

75 kilómetros separan a La Embocada de Quiquibey, una distancia que para las 80 familias que alberga ese lugar se hace corta para la expansión del virus letal y la alarma se enciende. “Aquí toda la gente está con miedo hemos cerrado todas las entradas a la comunidad y se ha puesto un control para fumigar a las personas que llegan después de haber salido los días que les corresponden”, menciona Leny.

Pero aparte del miedo existe la necesidad de adquirir alimentos. Leny es madre de cuatro hijos a quienes estuvo manteniendo con el Bono Familia, medida impuesta por el Gobierno para aliviar la economía de las familias, pero pasaron dos meses de la cuarentena y, a ella le preocupa que sus hijos lleguen a pasar hambre, “nos estamos sustentando con los bonos, pero eso ya se está acabando, estamos midiéndonos, no queremos pasar hambre”, dice.

El trabajo al día y la fabricación de chive  (bebida hecha de harina de yuca) eran las labores recurrentes de los comunarios de La Emboca que se paralizaron en tiempos de cuarentena y Leny como los otros pobladores no  generan ingresos, eso la entristece y la lleva a dejar todo en manos de un ser superior, “no se puede levantar la cuarentena, aunque se están acabando los  víveres, de todas maneras diosito no nos va dejar desamparados”, expresa.

La necesidad es más fuerte que el temor

Alcido Choque vive en Yucumo comunidad aledaña a Quiquibey y dice que no le preocupa que exista un caso de Covid-19 en ese sector, porque la necesidad alimentaria es más fuerte que temer al virus, “estamos pasando mucha necesidad, algunos compañeros no tiene nada que cocinarse, entre vecinos nos estamos ayudando, eso es más importante”, dice.

Alcido es agricultor y no puede comercializar sus productos por eso pide la flexibilización de la cuarentena solo dentro del municipio y no permitir el ingreso de gente externa a ese territorio. Así podrá trabajar. Asimismo, espera que el gobierno municipal borjano brinde ayuda alimentaria.

Yaqueline Talavera que vive en San Borja afirma que al conocerse la existencia del primer caso de Covid-19 y la sospecha de otros seis casos más “toda la gente está con mucho miedo”, dice.

Yaqueline subraya que en la emergencia sanitaria la gente “humilde es la que más sufre”, las personas que trabajan al día como los mototaxistas y jornaleros, pero también los niños que “lloran de hambre, los padres están desesperados”, lamenta.

Así Yaqueline cuestiona al gobierno municipal borjano que debe brindar ayuda a las familias, “hay gente que le conviene que se levante -la cuarentena- y gente que no y las autoridades deben ayudar con víveres para que la gente tenga que comer y se quede en casa eso es lo más importante”, puntualiza.

Según la Coordinación de la Red de Salud 09 de San Borja, existen seis casos sospechosos de Covid-19 en ese municipio, cinco en Quiquibey y uno en Yucumo. Hace cuatro días se encapsulo el municipio de San Borja y se tiene previsto se mantenga así hasta el 31 de mayo. Esta medida se concentra en el cierre de trancas de ingreso a San Borja con la consigna “nadie sale, ni nadie ingresa” y cuenta con el apoyo de  brigadas ciudadanas que con sus vehículos cooperan con el bloqueo de carreteras.

Categoría:
  Noticias de CECASEM
esta publicación fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.