El valor de la mujer rural

Por Jhoel Bustillos 2 meses haceSin comentarios
Inicio  /  NOTICIAS  /  CECASEM  /  El valor de la mujer rural

Ella camina en dirección a su chaco (lugar de siembra), con el sol en su punto más alto y respirando la naturaleza a la que ya se acostumbró; vive hace ocho años en el campo por azares de la vida. “El trabajo es sacrificado, pero vivo tranquila”, me dice. Sacrificado porque su día empieza muy temprano y termina muy tarde; tranquila porque no faltan alimentos en su hogar.

Su rutina diaria es alimentar a los animales: canchos, gallinas, patos, vacas, caballos. Sembrar y cosechar: maíz, arroz y caña; parece fácil, pero a ella el tiempo le falta, porque también, debe ocuparse del cuidado de los tres hijos con los que vive; “nosotras las mujeres trabajamos más que el varón, pero nadie valora eso”, expresa.

Ella, es Liliana, una de las 1,670,458 mujeres que viven en el área rural, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y cuya labor en la agricultura predomina, porque para ONU Mujeres, “en Bolivia todavía una mayoría de mujeres rurales participa activamente de la agricultura, en algunos casos de manera no remunerada”.

Así como Liliana, muchas mujeres aportan en la seguridad alimentaria, separando un porcentaje de su cosecha para el consumo familiar y el resto para proveer de alimentos al pueblo más cercano.

Sin embargo, la pobreza y las desigualdades de género son álgidas en las áreas rurales. Hombre y mujer, Chacha – Warmi (en lengua aymara) no son iguales, por factores costumbristas y la misma construcción social que relega a la mujer a depender de las decisiones del varón en todo aspecto, como ser en lo económico, familiar, participación social entre otros, por la autoridad que se piensa representa dentro y fuera del hogar. Esta situación de dependencia genera situaciones de violencia que se naturalizan y no se denuncian a falta de mecanismos para acceder a la justicia lejos de la ciudad.

El Centro de Capacitación y Servicio para la Integración de la mujer (Cecasem) valora el aporte de las mujeres rurales para con la seguridad alimentaria; su sacrificio en la labor agrícola, pero también, reconoce que es una población vulnerada en sus derechos, es por eso, que a través de distintos proyectos está generando una autonomía económica propia de la mujer rural con el objetivo de erradicar la violencia de género.

Categoría:
  CECASEM
esta publicación fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.