En Cuarentena, persisten los feminicidios y la violencia a mujeres y niños

Por Yoshelyn 2 semanas haceSin comentarios
Inicio  /  NOTICIAS  /  Noticias de CECASEM  /  En Cuarentena, persisten los feminicidios y la violencia a mujeres y niños

Vidas arrebatadas que dejan un inimaginable dolor. Violencia física, psicológica y sexual de la que son víctimas mujeres, niños, niñas y adolescentes, en un encierro que agudizado la deshumanización del género masculino. Es la realidad que persiste en el confinamiento declarado por el Gobierno para evitar la propagación del Covid-19.

Casos de feminicidios en Bolivia

El reloj marcaba las 23:30 cuando Carmen dio su último aliento. Su vida se desvaneció en ese instante, no porque ella así lo quisiera, llevaba cuatro semanas de gestación. Ni los gritos de auxilio la salvaron de la horrenda muerte propiciada por su concubino, Mario David Roca, quien después de haber cometido el crimen huyó con las manos ensangrentadas. Inerte en el suelo de su habitación y con la cabeza sangrando, así fue encontrada Carmen, de 21 años.

El asesino, tras reconocer la autoría del crimen, sínicamente pidió perdón a la familia. Fue sentenciado a 30 años de cárcel por feminicidio. Pagará una condena, pero Carmen no podrá gozar del ser que crecía en su vientre, no podrá disfrutar otro cumpleaños, quedara para siempre en los 21, porque le arrebataron la vida, como se las sustrajeron a 41 mujeres más en lo que va del año.

Desde el 1 de enero hasta la fecha, el Ministerio Público registró 42 feminicidios de los cuales 12 corresponden al periodo de la cuarentena total establecida por el Gobierno, desde el 22 de marzo, para evitar la propagación del Covid-19.

De los 42 casos de feminicidios, 12 corresponden a La Paz, nueve a Santa Cruz, seis a Cochabamba, tres a Oruro, tres a Potosí, tres a Beni, dos a Chuquisaca, dos a Tarija y dos a Pando.

Uno de los casos más recientes es el de Helen de 17 años, quien murió a causa de fuertes golpes propinados por Abel, su pareja de 21 años, que la maltrataba constantemente. Helen incluso llego a denunciarlo y algunos familiares tenían conocimiento de la violencia que soportaba. “Le he jalado de su camisa para que no me patee, de ahí me ha tapado la boca, yo no podía respirar, no sabía qué hacer”, le contó a una de sus primas a través de un audio.

Helen no pudo alejarse de su victimario, la tenía amenazada y al final nada la salvó de los golpes que acabaron con su vida, la madrugada del 25 de abril en la zona Villa Mercurio de la ciudad de El Alto. Su familia lloró su perdida y clamó justicia, porque el feminicida mayor de edad, fue enviado a cumplir detención preventiva al Centro de Rehabilitación Qalauma, exclusiva para menores de edad, y no así al penal de San Pedro, como corresponde.

El incremento de la violencia

La violencia contra mujeres, niños, niñas y adolescentes se ha acentuado durante este confinamiento que aún no tiene fecha de caducidad y así lo reflejan algunos titulares: “Denuncian que un hombre le echó ácido a su expareja y su hija en Santa Cruz”; “El IDIF registró 152 hechos de violencia familiar en 10 días de la cuarentena”; “Fiscalía reporta más de 500 casos de violencia familiar en plena cuarentena”; “Cuarentena: Felcv atendió 1477 casos de violencia; 43 niños fueron víctimas de violación”…..Son titulares  que develan la lacerante realidad violenta en la que viven.

Durante la cuarentena el Ministerio Público registró 1.743 hechos por delitos inmersos en la Ley Integral Para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia, de los cuales 1.370 corresponden a casos de violencia intrafamiliar y 94 a delitos de violación de infante, niño, niña o adolescente. Un aproximado de dos vejámenes por día.

En La Paz, la Secretaria de Desarrollo Social del Municipio registró 290 denuncias de abuso sexual a niños, niñas y adolescentes de entre 13 y 17 años.

La psicóloga Leyla Mussre puntualizó que en la cuarentena el silencio y la complicidad se convierten en los principales factores que dañan a un niño, niña o adolescente, víctima de violencia.

“Es difícil que el agresor no sea descubierto en el acto, pero en la mayoría de los casos se decide no denunciar por miedo a lo que le puede pasar al agresor cuando sea enviado a la cárcel, se preocupan más por eso y no en lo que le ocurre a la víctima”, subrayó.

Violencia a mujeres, niños, niñas y adolescentes

Infanticidios

La violencia extrema contra los seres más indefensos también persiste. En lo que va del año, el Ministerio Público registró 25 casos de Infanticidio, de estos cinco suscitaron en el periodo de cuarentena.

De los 25 Infanticidios, nueve corresponde a La Paz, cinco a Oruro, cuatro a Potosí, tres a Cochabamba, tres a Santa Cruz y uno a Chuquisaca.  

Uno de los casos más indignantes es el de un bebé que nació y murió al instante. Su progenitora determino un destino fatal para su hijo, arguyendo que había nacido sin vida; no es cierto ella se la arrebato, cuando lo cubrió con una tela color crema y como si fuera un objeto cualquiera lo puso en una bolsa y lo abandono en un basural, el frío se apodero del pequeño, murió por hipotermia y ya inerte un can devoro parte de su cuerpo.

Para la activista de la red Ciudadana de Prevención contra el Infanticidio, Melissa Ibarra, “cada familia es un espacio privado que no se puede penetrar, más cuando las víctimas no pueden pedir ayuda. Las peores crueldades no tienen llanto, no hay ruido de alerta”.

Asimismo, Ibarra consideró que los padres y madres no deben desfogar su estrés con sus hijos. “Es una realidad que, a causa de la cuarentena en el país, las personas se estresen por la falta de trabajo y por la situación económica, pero no es correcto que por eso tengan que pagar los niños”, dijo.

Está en manos del gobierno erradicar la violencia contra mujeres, niñas, niños y adolescentes y en ese sentido esta gestión declaró, el Año de lucha contra el feminicidio e infanticidio, pero es conveniente que intensifique acciones concretas, de prevención, de trabajo multidisciplinario, con los fondos correspondientes para dar cumplimiento a lo que establece la Ley No. 348. Pero también, está en manos de la sociedad, en educarse, verse, sentirse, tratarse, aceptarse y respetarse como iguales. En generar un cambio de mentalidad. Así pondremos vivir tiempos sin violencia.

Categoría:
  Noticias de CECASEM
esta publicación fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.