“No estamos preparados para enfrentar la emergencia sanitaria, ahora nos toca subsistir”, es la realidad de las comunidades del municipio de San Borja

Por Yoshelyn 1 año haceSin comentarios
Inicio  /  NOTICIAS  /  Noticias de CECASEM  /  “No estamos preparados para enfrentar la emergencia sanitaria, ahora nos toca subsistir”, es la realidad de las comunidades del municipio de San Borja

Desde que el Gobierno declaró cuarentena total, el 22 de marzo, para evitar la propagación del Covid – 19, el departamento del Beni paso a ser el segundo departamento con más casos registrados después de un largo silencio epidemiológico, ahora se declaró en emergencia sanitaria tras el colapso del sistema de salud causando zozobra e incertidumbre en la población.

Mientras que el Municipio de San Borja registró su primer caso de Covid- 19, el Comité Municipal de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres (Comurade) determinó encapsular este municipio, hasta el 31 de mayo, como una de las medidas más rígidas en pro salvaguardar a la población Borjana. Esta situación genera repercusiones en las comunidades campesinas al ser las que más sufren cumpliendo la cuarentena.

El secretario general del Sindicato Agrario Campesino de Villa Gonzales, Gerardo Yohiri, afirma que le preocupa la alarmante situación del Covid-19, por la falta de mecanismos para enfrentar la emergencia sanitaria y la carencia de víveres, “No estamos preparados y tampoco nos han dado las condiciones adecuadas y necesarias; de que sirve que nos encapsulen diez días más sino hay para la alimentación, eso ellos no han prevenido”, expresa en referencia al anunció de encapsulamiento del municipio.

En Villa Gonzales los hombres, en su mayoría, se dedicaban al servicio de mototaxi y a la construcción, al respecto, Gerardo comenta, “ahora ya no hay caso salir a trabajar y no podemos como alimentar a la familia, el hambre de los chicos no perdona ni espera”.

Los comunitarios, también, se dedican a la producción de maíz, yuca, guineo, plátano como parte de ingreso económico y sustento alimenticio.

Huerto de remolacha – Comunidad de Villa Gonzales

Gerardo considera que los comunarios deben “subsistir” el tiempo que dure la cuarentena, dedicándose a limpiar sus chacos, a sembrar y cosechar productos que ahora intercambia o comercializan dentro de su comunidad y no como lo hacían antes en el mercado de San Borja, “ahora las compañeras tampoco pueden salir a vender sus productos al mercadito, no nos dejan salir y con el miedo de contagiarse, no hay como salir”, menciona.

Gerardo comenta sobre los beneficios que brinda el Gobierno para aliviar la economía de las familias en el confinamiento, “nos ha salvado los bonos y con eso podemos comprar alimentos”. Sin embargo, no todos en su comunidad accedieron a cobrar los bonos por falta de documentación, transporte y miedo.

Ante el incremento abismal de contagios por el virus en el Beni, existe la falta de médicos, equipos y fármacos, situación que lleva al Gobierno a  tomar medidas rígidas, pero también, alarma a los pobladores de esta comunidad, que decidieron organizarse para contralar el ingreso a Villa Gonzales, “nos hemos organizado y cerrado los ingresos a la comunidad, por el miedo al contagio ya que muchos vienen a esta comunidad para comprar alimentos y más que nada para proteger a nuestros hijos (…) ahora tenemos que cuidar día y noche el ingreso a la comunidad esperando que toda esta situación mejore pronto”, expresa Gerardo.

El Centro de Capacitación y Servicio para la Integración de la Mujer (Cecasem) con el apoyo de Manos Unidas contribuyen al empoderamiento económico de las mujeres que producen y comercializan hortalizas y productos alimenticios frescos.

Categoría:
  Noticias de CECASEM
esta publicación fue compartido 0 veces
 100

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.