Vigilancia social, una herramienta para acabar con las desigualdades de género

Por Yoshelyn 4 meses haceSin comentarios
Inicio  /  NOTICIAS  /  Noticias de CECASEM  /  Vigilancia social, una herramienta para acabar con las desigualdades de género

Participación en la cumbre de vigilancia social

Una a una, las mujeres ingresaban a la sede vecinal del municipio de Tacacoma donde se realizaba la Cumbre de Vigilancia Social, se sentaban en el sitio de su preferencia, preparaban sus cuadernos y bolígrafos, y ya estaban listas para seguir formándose en acabar con las desigualdades de género notorias en este lugar. Pues, si bien la participación del sector femenino en los diferentes espacios de decisión ha tenido un leve incremento, ellas aún temen hablar porque consideran que su palabra no tiene valor.

Las mujeres del municipio de Tacacoma, La Paz, siguen ocupando roles privados (domésticos) mientras los hombres son protagonistas del sustento económico, así lo revela  un diagnóstico realizado por el Centro de Capacitación y Servicio para la Integración de la Mujer (Cecasem), “10 de cada 10 mujeres manifiestan ser las responsables de las actividades domésticas y, las productivas ante la ausencia del esposo, situación que se considera doméstica. Así también, 10 de cada 10 mujeres han respondido que el encargado de los roles productivos es el varón”.

¿Cumbre de Vigilancia social? 

Es un espacio de participación democrática donde se busca ejercer el derecho a la vigilancia social (control ciudadano sobre los diferentes espacios de ejercicio de poder) analizando problemáticas específicas que concluyen en propuestas de cambio y mejora que son presentadas a la máxima autoridad del municipio.

“Todas y todos podemos hacer vigilancia social”, afirma el secretario general de la comunidad Machacamarca, Julian Miranda, y específica que por este medio se debe informar sobre las acciones de fiscalización a nivel municipal a través del comité de control social.

Sujeta de derecho participando en la cumbre de vigilancia social

En este caso, la Cumbre de Vigilancia Social realizada en el marco del proyecto de fortalecimiento a la participación política del sector femenino del municipio de Tacacoma que se desarrolla con el apoyo del Gobierno Vasco y la colaboración de MUGEN GAINETIK abarcó el derecho a una vida libre de violencia, a la participación política y a la alimentación y concluyó en un documento propositivo que será entregado al alcalde de este sector.

Las conclusiones

En cuanto al ejercicio del derecho a una vida libre de violencia, las mujeres reconocen que en su municipio persisten la violencia física, psicológica y económica. Además, proponen que el Gobierno Municipal de Tacacoma brinde capacitaciones constantes a hombres y mujeres, promueva la formación personal y la participación del sector femenino, incremente presupuestos para género y el Servicio Legal Integral Municipal, apoye el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres y reconozca a la Organización Bartolina Sisa como un ente para y de mujeres con igualdad de derechos y oportunidades.

Derecho a la participación política

La participación política de las mujeres en los espacios de poder de este municipio es reducida, ellas mismas expresan, “las hermanas nos sentimos discriminadas cuando hay reuniones”, “las mujeres exigimos el respeto de nuestra voz”.

Gumersinda Salazar parte de la Organización Bartolina Sisa lo confirma, “existe discriminación de parte la Organización Tupac Katari, nos dicen que las mujeres no sabemos de política y los esposos no apoyan a las mujeres de nuestra organización, lo que limita que ellas ocupen cualquier cargo político”, así pide más capacitaciones para que igual que los varones las mujeres ocupen cargos políticos y sindicales.

Al respecto, el dirigente sindical Miranda resalta que hombres y mujeres cuentan con los mis derechos, sostiene “queremos más orientaciones, más conocimiento para las mujeres y así que lleguen a ocupar cargos en el Gobierno Municipal de Tacacoma”.

Asimismo, se propone la formación a las comunidades en gestión municipal, la coordinación constante entre autoridades y las bases e incentivar a la participación de las juventudes.

Derecho a la alimentación

“Preferimos comer una salchipapa a una ensalada de verduras”, dice una de las comunarias participantes de la cumbre, haciendo evidente la baja calidad de alimentación que se mantiene en Tacacoma.

Así se determina, mejorar los hábitos de alimentación a través de capacitaciones a las familias; el tratamiento de la basura, reducir, reutilizar y reciclar; fomentar la producción ecológica y promover proyectos productivos.

La cumbre contó con la participación de secretarios generales, concejales y concejalas, representantes de la Organización de Mujeres Bartolina Sisa, representantes de la Central de Trabajadores Túpac Katari, y mujeres de las distintas comunidades de Tacacoma.

Las mujeres afirmaron haber despertado de un sueño en el que “nosotras no sabíamos que es el derecho de la mujer; estábamos muy humilladas y a través de las capacitaciones de Cecasem, estamos abriendo los ojos, sabemos cuáles son nuestros derechos”.

Categoría:
  Noticias de CECASEM
esta publicación fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.